Movilh lanza inédita campaña: gigantografías sobre minorías sexuales en calles simbólicas y buses

Archivado en (articulos, fotos) escrito por dimelaplena el 18-05-2010

Desde el 14 de mayo millones de santiaguinos/as pueden ver la apuesta comunicacional más directa y clara sobre los derechos humanos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales desarrollada en Chile.

Con el auspicio de la Embajada de los Reinos de los Países Bajos, el Movimiento de Integración  y Liberación Homosexual (Movilh) lanzó una inédita campaña comunicacional para promover los derechos humanos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

La campaña, la primera de su tipo realizada en Chile y la más ambiciosa desarrollada por el movimiento de la diversidad sexual, contempla la instalación de gigantografías en 40 buses del Transantiago y en dos zonas simbólicas de la Gran Capital, Paseo Ahumada con Alameda y Plaza Italia.

Una pareja lésbica, una gay y dos heterosexuales, una joven esperando un bebé y una de adulto mayores, son las imágenes centrales de las piezas comunicacionales  que apelan en los mensajes principales a la sensibilidad ciudadana y que tiene como contenidos específicos la ley contra la discriminación, la igualdad legal para todas parejas y el Bicentenario de Chile.

En la imagen de Plaza de Italia, figura una pareja de lesbianas besándose bajo la frase “Si te molesta el amor, hazte ver. La homofobia y transfobia son violencia. Igualdad legal para todas las parejas”.

En tanto, en Ahumada con Alameda se aprecia a una joven pareja heterosexual esperando un/a hijo/a con la frase “¿Y sí naciera homosexual, le quitarías sus derechos?. Ley contra la discriminación ahora”.

Por último, en la imagen que irá inserta en los buses figura una pareja heterosexual de adultos mayores y en el fondo una pareja gay besándose. La frase de esta apuesta indica “Porque tenemos principios, combatimos la discriminación. Estamos a la altura del Bicententario”.

“La campaña busca contribuir a superar la brutal discriminación que afecta a las minorías sexuales, pero al unísono constituye en sí misma una muestra de que Chile ha cambiado, de que es posible que el movimiento de la diversidad sexual transmita sin censuras sus propuestas en los espacios públicos, dejándose atrás los tabús que han marcado la historia de nuestro país en torno a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales”, sostuvo el presidente del Movilh, Rolando Jiménez.

La apuesta comunicacional, que ha llamado poderosamente la atención de los transeúntes, se extenderá por un plazo de un mes y es parte de las diversas actividades que el Movilh viene realizando desde el año pasado con motivo del Bicentenario de Chile y que este mes de encuadran en el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

“En nuestro país no existe ninguna ley que haga referencia a los derechos de las minorías sexuales, aún cuando hemos conseguido la aprobación de ordenanzas municipales contra la discriminación. Con esta campaña, buscamos potenciar y apresurar la aprobación de la ley contra la discriminación y de otras normativas que terminen con los problemas padecidos por todos los convivientes, sean homosexuales y heterosexuales”, añadió el Movilh.

El organismo puntualizó que las piezas comunicacionales lanzadas hoy pasaron por diversos focus groups, optándose porque dos de ellas tuvieran en el centro a parejas heterosexuales, “pues ello generara más cercanía y demuestra que lesbianas, gays, bisexuales y transexuales nacimos y nos criamos en el seno de parejas compuestas por personas de distinto sexo, no siendo por consecuencia la homosexualidad o la transexualidad una realidad aislada, sino que parte del conjunto de la sociedad”.

En el caso de la gigantografía lésbica “la razón se debe  a que las mujeres homosexuales han sido más invisibles que los hombres, y con esta pieza queremos romper con esta situación”.

Las pulseras sexuales un juego peligroso

Archivado en (fotos) escrito por dimelaplena el 14-05-2010

Podría ser una simple moda o pura cuestión de estética, pero unas sencillas pulseras de colores que llevan los adolescentes norteamericanos y brasileños se han convertido en el centro de la polémica. Según su color, se indica la preferencia sexual del portador.

Del amarillo al negro

Pero ¿qué pasa con la dichosa prenda? Considerada por muchos -si no la mayoría- como un adorno inocente, también hay quienes ven tras ella un provocador juego de intercambios sexuales. La moda, surgida años atrás en Reino Unido y aterrizada hace sólo unos meses en los colegios brasileños, gira en torno a un mecanismo que no podría ser más simple y enrevesado a la vez.

 Llevar uno de los brazaletes es sinónimo de querer mantener algún tipo de contacto con quien consiga romperlo. Y la profundidad, en ciertos casos literal, de esa relación viene marcada por el color de la pulsera. Desde el tímido amarillo -sólo abrazos- hasta el desinhibido negro -sexo completo- existe toda una gama de ‘premios’: el violeta implica un beso con lengua, el rosa permite recrearse con los pechos de la chica y el azul garantiza una descarga de placer oral. Sin conversación, se entiende.

 Víctimas menores

Un juego erótico como otro cualquiera… hasta que las ‘pulseiras do sexo’ caen en manos de niñas que las visten sólo porque van a juego con sus faldas o sus zapatos, ignorando o despreciando el doble significado al tiempo que otros jóvenes malintencionados intentan sacar provecho de la excusa.

 ”Vas a tener que pagar, vas a tener que pagar”, le decían a la niña de 13 años los cuatro chavales que le arrancaron su aro del brazo mientras esperaba el autobús a la salida del colegio en Londrina (Paraná). Aquella tarde del 14 de marzo no ocurrió nada, pero al día siguiente los asaltantes volvieron al mismo lugar para llevarla hasta la casa de uno de ellos y exigirle el ‘cobro’ por la vía de la fuerza.

 ”No hay duda de que [la violación] ocurrió por el uso de la pulsera. Ni estudiaban en el mismo colegio ni vivían en el mismo barrio. No se conocían”, explicó entonces el comisario de policía Willian Soares.

 Los brazaletes de colores, que pueden comprarse a decenas por sólo dos reales (unos 80 céntimos de euro), ya se han ganado sin quererlo los recelos de padres y profesores. Aun así, hay quien prefiere tomarse la polémica a broma. Como ‘nairbello’, que se cachondeaba esta semana en Twitter: “En el bingo clandestino, todas las ancianas de 80 años llevan esa pulsera del sexo. Sólo que allí las llaman pulseras de la esperanza”.

 ¿Cual es el significado de sus colores?

 No existe una “guía oficial” que haga universal los colores y sus respectivos significados. Parece ser que depende de la zona e incluso del grupo de amigos. Buceando en Internet, comprobamos como algunos colores sí que parecen más estandarizados entre los jóvenes norteamericanos.

 Tener una pulsera negra significaría que su portador está dispuesto a mantener una relación sexual completa, mientras que el color amarillo implicaría que sólo quieres recibir abrazos.

 Las ganas de recibir un beso apasionado estarían simbolizadas por el color naranja, mientras que llevar el color rojo implicaría realizar a tu pareja un juego sexual.

 Pero no todo es tan “dulce”, hay colores mucho más sexuales. Por ejemplo, el color azul simboliza el sexo oral; el purpura, el sexo anal; el blanco, el beso francés; y el verde, el cunnilingus.

 Otros colores, los más significativos, son el rojo, que implicaría la ausencia del preservativo al realizar el acto sexual. O la pulsera que mezcla rojo y negro, con la que tu principal preferencia es realizar un 69.

 Incluso en algunos sitios web se reseña que el hecho de que la pulsera en cuestión brille en la oscuridad y tenga un color fluorescente, simbolizaría la predilección de practicar sexo con juguetes.

Los 50 años de “la píldora”

Archivado en (fotos) escrito por dimelaplena el 10-05-2010

 

La píldora anticonceptiva, a la que normalmente llamamos sólo “la píldora” o “la pastilla” es considerada uno de los inventos más revolucionarios de la historia y cumple en junio 50 años desde su irrupción en el mercado. Esta pequeña pastilla prometía que tomando tan sólo una diaria las mujeres podrían mantener relaciones sexuales sin tener miedo de quedar embarazadas, ya que estarían controlando su ovulación.

Gracias a la píldora, y a pesar de sus detractores, se redujo drásticamente la mortalidad materna y las tasas de aborto, además de reinventar el rol de las mujeres en la sociedad, ya que desde su masificación, serían las mujeres quienes decidirían cuándo y cómo ser madres.

Cómo funciona:

Las pastillas anticonceptivas están compuestas de una combinación de hormonas (generalmente estrógeno y progestina), que son suministradas por vía oral, y buscan “alterar” el ciclo menstrual, de manera que se impida la ovulación, y así, la fecundación del óvulo.  Además de esto, las hormonas de la pastilla espesan el moco cervical en el cuello uterino, de manera que se imposibilite la llegada de los espermatozoides al óvulo en el caso de hubiera ovulación.

Qué tan efectiva es la pastilla:

Actualmente se puede decir que la píldora es el método anticonceptivo más eficaz para prevenir el embarazo, entre los métodos reversibles. Esto significa que el margen de error de las pastillas es menor a 0.5 embarazos por cada 100 mujeres que la usan anualmente. La toma correcta de la píldora es la garantía de esta eficacia.

Cuándo no debe tomarse:

Generalmente se recomienda evitar el uso de pastillas anticonceptivas cuando hay alteraciones en vasos sanguíneos (trombosis o tromboflebitis) o existan antecedentes familiares; si se está embarazada; si en embarazos anteriores ha habido algún tipo de herpes dravídico; en caso de anemia falciforme; si ha habido ictericia (piel de color amarillo) en embarazos anteriores; si existe alguna enfermedad cardiaca, de riñón o hígado (hepatitis sólo hasta que se cura por completo); si hay o han habido tumores malignos de mama o endometrio; en caso de diabetes y si existen alteraciones de los vasos sanguíneos; si hay alteraciones del metabolismo de grasas; si ocurren hemorragias vaginales de causa desconocida; si se es alérgica a alguno de los componentes.