El derecho a decidir

Archivado en (fotos) escrito por dimelaplena el 22-06-2010

La despenalización del aborto sin duda baja los índices de mortalidad de mujeres que mueren por practicarse abortos en pésimas condiciones.

Orgullo por la diversidad sexual

Archivado en (articulos) escrito por dimelaplena el 16-06-2010

Orgullo por la diversidad sexual

Columnistas – Fernando Sancho

Como es ya una tradición política de lucha reivindicativa, este 28 de junio se celebrará en muchas ciudades del planeta el Día Mundial del Orgullo LGBTI que en nuestro país se llevará a efecto mediante una marcha programada para el sábado 26 de junio en Guayaquil y el 3 de julio en Quito respectivamente.

Si bien este evento constituye en la actualidad un motivo de celebración y algarabía para muchos gays, lesbianas, bisexuales, transgéneros y transexuales, es preciso recordar que esta actividad tiene un antecedente histórico de lucha política que surgió hace cuatro décadas en un contexto que desfavorecía a la población sexualmente diversa en los Estados Unidos. En el año 1969 en ciudades como San Francisco y New York empiezan a darse las primeras manifestaciones en contra de la represión que sufrían muchos gays, lesbianas y transgéneros por su identidad sexual. El hito que se consolidó como acontecimiento histórico para los movimientos de liberación homosexual fue la redada policial que se dio el 28 de junio del mismo año en New York en el bar Stonewall Inn cuando un grupo de policías irrumpió violentamente para reprimir a quienes se divertían en dicho lugar.
Luego de esta fecha, los grupos de lesbianas, gays y transgéneros emprendieron protestas para hacer prevalecer su derecho a la libertad. De esta manifestación surgió la Gay Liberation Front que fue el primer grupo organizado que reivindicó los derechos de la población LGBT en Estados Unidos. Estos acontecimientos nos dejan muchas cosas en que pensar cuando se conmemora esta fecha en casi todo el mundo.
Si bien es cierto en el país se despenalizó la homosexualidad en 1997  y en la actualidad constan como derechos ciudadanos constitucionales la no discriminación por orientación sexual e identidad de género y además se goza del derecho a establecer uniones de hecho entre personas del mismo sexo, en el panorama político y social de nuestro país aún prevalecen las prácticas homofóbicas hacia la población sexualmente diversa. Aunque  el año pasado se llevó a efecto la primera marcha del orgullo LGBTI en las principales calles del centro de la ciudad de Guayaquil y se logró recibir un apoyo multitudinario de la ciudadanía, esto no significa necesariamente que nuestros derechos y libertades se respeten plenamente en nuestra ciudad.
La celebración del orgullo por la diversidad sexual debe convertirse en una acción que no debe perder su esencia reivindicativa y de lucha política con la que surgió. Es importante trascender en el tema del reconocimiento e inclusión de todas las identidades sexuales y de género y no entender este evento simplemente como el “Orgullo Gay”, sino más bien dejar manifiesto el derecho a la diferencia de todas estas identidades mediante esta celebración. Hay que tomar en cuenta además que es necesario luchar contra todas las formas posibles de discriminación que se producen desde afuera por parte de la sociedad heterosexual y hacia dentro de los mismos grupos LGBTI, en este sentido, no hay que olvidar que los temas de clase social y raza también deben ponerse en evidencia al momento de emprender una lucha de reconocimiento y respeto de derechos y libertades sin discriminación alguna.
Conmemorar y celebrar este evento nos ayuda a transgredir patrones sociales, morales, políticos y religiosos de una sociedad a la que aún le hace falta mucho por reconocer que nuestras diferencias por identidad sexual y de género no deben ser consideradas como una enfermedad o pecado. La fiesta, el colorido, la visibilización de cuerpos diversos es algo que no debe perder su sentido político real de reivindicación, por eso, es importante que las generaciones de jóvenes que actualmente disfrutan de la libertad de manifestar abiertamente su identidad sexual, no olviden que lograr ese derecho costó muchísimo a los activistas LGBT que lucharon en nuestro país hace trece años para conseguir ese logro.
Celebremos juntos el día mundial del Orgullo por la Diversidad Sexual y reivindiquemos nuestro derecho a la diferencia, no nos avergoncemos de ser lo que somos, no creamos que por asimilarnos al modelo heterosexual seremos mejores, seamos lo que somos o lo que queramos ser: locas, fuertes, gays, bisexuales, transgéneros, transexuales, intersexuales, queers, pansexuales y que viva la diversidad.