Los 50 años de “la píldora”

Archivado en (fotos) por dimelaplena el 10-05-2010

 

La píldora anticonceptiva, a la que normalmente llamamos sólo “la píldora” o “la pastilla” es considerada uno de los inventos más revolucionarios de la historia y cumple en junio 50 años desde su irrupción en el mercado. Esta pequeña pastilla prometía que tomando tan sólo una diaria las mujeres podrían mantener relaciones sexuales sin tener miedo de quedar embarazadas, ya que estarían controlando su ovulación.

Gracias a la píldora, y a pesar de sus detractores, se redujo drásticamente la mortalidad materna y las tasas de aborto, además de reinventar el rol de las mujeres en la sociedad, ya que desde su masificación, serían las mujeres quienes decidirían cuándo y cómo ser madres.

Cómo funciona:

Las pastillas anticonceptivas están compuestas de una combinación de hormonas (generalmente estrógeno y progestina), que son suministradas por vía oral, y buscan “alterar” el ciclo menstrual, de manera que se impida la ovulación, y así, la fecundación del óvulo.  Además de esto, las hormonas de la pastilla espesan el moco cervical en el cuello uterino, de manera que se imposibilite la llegada de los espermatozoides al óvulo en el caso de hubiera ovulación.

Qué tan efectiva es la pastilla:

Actualmente se puede decir que la píldora es el método anticonceptivo más eficaz para prevenir el embarazo, entre los métodos reversibles. Esto significa que el margen de error de las pastillas es menor a 0.5 embarazos por cada 100 mujeres que la usan anualmente. La toma correcta de la píldora es la garantía de esta eficacia.

Cuándo no debe tomarse:

Generalmente se recomienda evitar el uso de pastillas anticonceptivas cuando hay alteraciones en vasos sanguíneos (trombosis o tromboflebitis) o existan antecedentes familiares; si se está embarazada; si en embarazos anteriores ha habido algún tipo de herpes dravídico; en caso de anemia falciforme; si ha habido ictericia (piel de color amarillo) en embarazos anteriores; si existe alguna enfermedad cardiaca, de riñón o hígado (hepatitis sólo hasta que se cura por completo); si hay o han habido tumores malignos de mama o endometrio; en caso de diabetes y si existen alteraciones de los vasos sanguíneos; si hay alteraciones del metabolismo de grasas; si ocurren hemorragias vaginales de causa desconocida; si se es alérgica a alguno de los componentes.

Comentarios:

Escribe un comentario