IDENTIDAD DE GÉNERO

Archivado en (articulos) por dimelaplena el 16-09-2010

 

¿Quién soy? Es una pregunta que suena repetitiva, sin embargo no siempre podemos darle una respuesta que pueda cumplir con todo lo que queremos describir, soy así y no de otra manera, soy como y soy diferente a los otros, la identidad está definida por el qué y el cuánto se tiene de los otros, es la identificación del ser como persona igual a tantos pero diferente a otros tantos.

La identidad de las personas se forma a partir de una primera clasificación genérica, se nutre también de la adherencia a grupos definidos por el ámbito de intereses, por las actividades, por el grupo etáreo, por todo lo que agrupa o separa a las personas en la afinidad y la diferencia.

Según Marcela Lagarde, la identidad de las mujeres es el conjunto de características sociales, corporales y subjetivas que las caracterizan de manera real y simbólica de acuerdo con la vida vivida. La experiencia particular está determinada por las condiciones de vida que incluyen además la perspectiva ideológica a partir de la cual cada mujer tiene conciencia de si y del mundo, de los límites de su persona y de los límites de su conocimiento y de su sabiduría.

La feminidad es la distinción cultural históricamente determinada que caracteriza a la mujer en su condición genérica y la define de manera contrastada, excluyente y antagónica frente a la masculinidad del hombre. Las características de la feminidad son patriarcalmente asignadas como atributos naturales, eternos e históricos, innatos en cada mujer.

Cada sociedad exige a las mujeres cumplir con ciertas características que por los estereotipos sociales estan con el deber de cumplir para llegar a ese ideal, sin embargo es sabido que ninguna mujer puede cumplir con las todas las expectativas que se tiene, la responsabilidad es mucha, sin duda el querer acercarse a todo lo que se exige para ella es una tarea imposible. La sobre carga del debe ser le genera conflictos y dificultades con su identidad femenina. De hecho se producen contradicciones por no haber correspondencia entre la identidad asignada – sexualidad asignada, trabajo asignado, vínculos asignados -, con la identidad vivida. La identidad y los hechos vividos por las mujeres son evaluados y contrastados, además con lo que en su círculo cultural se considera masculino o femenino.

Las mujeres que experimentan dejar de vivir la feminidad impuesta por la sociedad con todas las expresiones que se consideran parte de su naturaleza sin duda encuentran nuevas formas de vida pero son evaluadas con estereotipos rígidos y son definidas como “machonas”, “malas madres”, “raras”, “locas”, “que odian a los hombres” etc. Sin embargo las divergencias entre el deber ser y el ser, entre la norma y la vida realmente vivida, generan conflictivos sociales y algunas veces personales, donde pueden encontrar procesos de construcción propios y colectivos.

Vivimos aun en una sociedad machista, es por ello que la creencia en que cambiar es convertirse en el otro es generalizada. Los hombres temen realizar actividades que por tradición corresponden a las mujeres porque ponen en duda su virilidad, el acercarse al otro género, al femenino, les convierte en seres inferiores. Estas situaciones han limitado al hombre a poder expresarse y a hacerlo de tal forma que ninguna manifestación lo involucre con lo femenino.

Sin duda con el feminismo se han logrado grandes cambios protagonizados por mujeres sin intentar menospreciar el aporte masculino a la vida, las mujeres estamos dando grandes pasos que van en contra de la discriminación y la violencia de género, ahora, también es una oportunidad para los hombres replantear su masculinidad y promover cambios que generen la equidad de género y romper con los estereotipos sociales.

Por: dimelaplena

Comentarios:

5 Comentarios en “IDENTIDAD DE GÉNERO”

Escribe un comentario